Antes de llamarse Playa del Carmen, el nombre de esta región del Sureste mexicano, era conocida como Xaman Há, que significa “Agua del norte” en la época prehispánica era un pequeño pueblo de pescadores. Fue uno de los primeros poblados vistos por los conquistadores españoles a principios del siglo XVI. Tiene una ubicación privilegiada frente a la isla de Cozumel y se cree que puede haber sido uno de sus puertos de embarque. Era un extenso asentamiento de construcciones de mampostería y plataformas para casas de madera y palma, cuyos habitantes estuvieron dedicados principalmente a actividades pesqueras y agrícolas.
Pocos fueron los que vieron la ciudad desde sus inicios, pero muchos los que hemos reconocido en ella un lugar lleno de oportunidades y belleza y esto lo comprueba la estadística.
Hoy en día Playa del Carmen cuenta con más de 186,700 habitantes reportados por el ultimo censo de población realizado en 2014, siguiendo la tasa de crecimiento (5.64% por año) que alcanzo en el último periodo (2010-2014) la población estimada al finalizar el 2020 sería de 249, 879 habitantes.
Además del crecimiento exponencial que no ha dejado de aumentar año con año. Playa del Carmen se encuentra en el segundo lugar dentro del top 10 de las ciudades más visitadas en México por turistas extranjeros. Lo que le ha permitido consolidar su economía a través del turismo y los servicios que proliferan en torno a este, tal como; hoteles y resorts, restaurantes, tiendas comerciales, bares, discotecas, parques temáticos y de diversiones, entre muchas otras cosas. Todas estas atracciones aunadas a la belleza natural y diversa que rodea esta ciudad caribeña han hecho que la oferta inmobiliaria se convierta en otro de los pilares de su economía.

Próximos pasos.

En una entrevista para “Hello Casa” Carlos Castro, un experimentado broker con más de 10 años en el mundo de los negocios inmobiliarios aconseja; “Aprovechar la creciente industria de las rentas vacacionales, la cual genera retornos de inversión superiores a los de renta a largo plazo, aunado al hecho de que este modelo les permite a los inversionistas disfrutar de su patrimonio al mismo tiempo que genera ingresos y se cuenta con un mercado dolarizado, lo que beneficia a muchos inversionistas en el mediano y largo plazo.”